Yoga


¡¡Que la fuerza de los elementos te acompañe!!!

Hablar de los elementos puede sonar teórico, ajeno y distante al ser humano, nada más lejos de la verdad, a través de este curso pretendo acercaros la experiencia de vislumbrar como están vuestros elementos, a más trabajo más conocimiento, más salud… los elementos pueden estar hipoactivados o hiperactivados. Según estén, así vive la persona, es imprescindible conocer sus cualidades para entender como están en nosotros y que podemos hacer para que mejore nuestra vida física, emocional, mental y espiritual.

 

MANIFESTACIONES DE LOS ELEMENTOS

  • El Fuego se manifiesta a través de la Intuición.
  • La Tierra a través de la Sensación.
  • El Aire a través del Pensamiento.
  • El Agua a través de los Sentimientos.

 

Ejemplo y aplicación práctica de los cuatro elementos en conjunto

A la hora de iniciar cualquier proyecto en nuestra vida como escribir un libro, pintar un cuadro etc lo primero, el Fuego nos da el deseo del alma para expresarse y desarrollarse, es la razón de la existencia de cualquier cosa que existe en cualquier plano que esté. Es la chispa Divina, la fuerza del Espíritu.

El Aire nos da las ideas de cómo hacerlo y lo que necesitamos para su realización. Es el soplo Divino.

La Tierra nos da los materiales físicos, planos y logística etc.

El Agua la fluidez y adaptabilidad para hacerlo. Necesitamos de la transparencia y honestidad para ver, que estamos haciendo, que está pasando.

El éxito o fracaso del proyecto dependerá de cómo estén los Elementos de equilibrados.

¡¡¡Que la fuerza de los espíritus de los elementos os acompañen!!!

NAMASTÉ

 

Cuál de ellos se manifiesta más en ti?

Posturas de Yoga – ELEMENTO FUEGO
Posturas de Yoga – ELEMENTO TIERRA
Posturas de Yoga – ELEMENTO AIRE
Posturas de Yoga – ELEMENTO AGUA
Posturas de Yoga – PARA EMBARAZADAS

¿Qué es el Hatha Yoga?

Ciencia milenaria oriental: Técnica que constituye una de las formas más prácticas y más eficaces de recuperar la salud, el bienestar y el desarrollo de nuestro cuerpo físico, emocional y mental. Se le conoce como el yoga físico.Está constituido por una serie de disciplinas, tanto físicas como mentales, que nos mantienen saludables, receptivos y alerta, transformando nuestra percepción del mundo exterior y la manera en que vivimos.

Trabaja desde la concentración en la respiración, el estiramiento y la relajación, alternando posturas (āsanas) para conseguir estirar las cadenas musculares anterior y posterior, ofreciendo una apertura torácica y diafragmática. Posibilita, también, la alineación de la columna vertebral y un perfecto funcionamiento de las articulaciones, y sistema endocrino, haciendo posible la fluidez energética y sanguínea de todos los órganos. El yoga lleva al individuo al total desarrollo de su potencial implícito, y más tarde, poco a poco, a proyectarse hacia el despertar de su conciencia espiritual.

Basándose en una serie de ejercicios físicos (āsanas ), que se pueden realizar en diferentes grados de profundidad y dificultad, se mantienen durante un tiempo en estado de quietud y escucha interior, produciéndonos beneficios físicos y psicológicos en función de la postura.

Al hablar de HATHA YOGA nos referimos a un campo muy extenso, que implica diferentes tipo de yogas y técnicas, como pueden ser: Prānāyāma (ejercicios respiratorios), Meditación, Concentración y Visualización.

El yoga rompe los esquemas de lo occidental, pasando de una forma de entender la vida desde el movimiento, a veces compulsivo, a un estado de quietud pleno llegando incluso a conseguir el estado ideal de quietud de la mente. Hoy en día, ya estudiados sus beneficios a nivel científico, sabemos que este estado de quietud mejora todo el funcionamiento del organismo, principalmente a nivel del sistema nervioso y endocrino, eliminando en algunos, y mejorando en todos, algunas de las enfermedades, algunas de las enfermedades que aparecen en nuestra vida como consecuencia del estrés.

¿Qué beneficios tiene?

La práctica del HATHA YOGA permite:

  • Acceder al bienestar psicofísico a través de un ejercicio armónico en el que intervienen el cuerpo y la mente.
  • Lograr por medio de las “Asanas “, o posturas básicas, un mejor funcionamiento de las glándulas y hormonas que dan vida a nuestro organismo.
  • Combatir problemas digestivos, circulatorios, de columna vertebral, entre otros, al desbloquear nuestros centros de energía que se encuentran adormecidos, potenciando nuestra autoestima.
  • Superar el estrés, enfermedad de la vida moderna, y las depresiones, pues las técnicas de relajación empleadas, disminuyen la tensión nerviosa y muscular.
  • Limpiarnos de toxinas e impurezas a través de la oxigenación conseguida con los ejercicios respiratorios.

 

¿A quién va dirigido?

  • El yoga es aconsejable en alumnos y alumnas desde 14 años hasta edades muy avanzadas, ya que las posturas de yoga terapéutico se pueden adaptar a las limitaciones de cada persona.
  • A todas aquellas personas que deseen mejorar su estado de salud físico, psíquico y emocional.
  • A las personas que padecen de estrés, ansiedad o depresión.
  • También a personas que padecen enfermedades de tipo reumático.
  • A las personas que desean practicar un ejercicio suave y, a la vez, dinámico y ameno, ya que dentro de la misma clase de yoga se puede hacer alternativas según la capacidad de cada alumno.
  • A las personas que quieran hacer un trabajo de crecimiento sobre su autoestima y mejorar su calidad de vida, ya que la práctica continuada nos va a brindar un acercamiento a la plenitud física, emocional, mental, y espiritual.

 

¿En qué consiste una clase de Yoga?

La clase consta de varias partes que se van combinando y adaptando dependiendo de los grupos a los que vaya dirigida. Nuestra forma de elaborar una clase de yoga puede tener diferentes estructuras en función de las personas que la reciben.

 

NAGNI YOGA:

Estudio o conocimiento del yoga: Parte teórica destinada a explicar al alumno lo que necesite para su mayor aprovechamiento de la práctica, pues ésta se hace en absoluto silencio y quietud.

 

GIMNASIA PSICOFÍSICA:

Son una serie de movimientos o ejercicios, debidamente coordinados con la respiración y ejecutados en forma consciente. Ofrecemos un gran abanico de ejercicios físicos basados en ejercicios respiratorios, a veces aeróbicos, para poder trabajar las diferentes áreas del cuerpo.

La práctica de la gimnasia psicofísica es preparatoria a la de las posturas o āsanas, y sus objetivos principales son proporcionar flexibilidad a las articulaciones, fortalecer los músculos y aprender a coordinar el ritmo respiratorio de acuerdo a los movimientos. Desde estiramientos que pueden realizarse de los pies pasando por cada articulación hasta la cabeza, incluyendo los músculos de la cara, lengua y ojos. Estiramientos que ayudan el desbloqueo de contracturas.

 

ASANAS

Las āsanas son posturas que se adoptan con el cuerpo y que trabajan directamente sobre las glándulas endocrinas, estimulándolas.  Devuelven la flexibilidad a la columna vertebral, verdadero eje vital de nuestro cuerpo. Estas posturas se practican de manera estática y son una especie de estiramientos que, además, van acompañados de una respiración especifica para cada uno de ellas, esto facilita la concentración y, como consecuencia, una gran relajación.

Los beneficios son múltiples en función de las āsanas realizadas, como la corrección de una escoliosis, alivios de síntomas del lumbago y del insomnio, calma los nervios sobreexcitados, relaja los músculos, unifican la energía de los órganos y centros nerviosos, eliminación total o parcial del estreñimiento y sobre todo la desaparición del estrés.

 

RELAJACIÓN

Para sintetizar la experiencia terminamos con una relajación consciente, mediante respiraciones y tomas de conciencia corporal, vamos aprendiendo a relajar por partes todo el cuerpo y órganos, para terminar en una profunda paz y calma.

La relajación ayuda a equilibrar y reponer la energía, previene la neurosis, elimina el insomnio y nos prepara para afrontar con calma y conciencia las situaciones de la vida cotidiana.

 

YOGA PARA EMBARAZADAS

Durante el proceso del embarazo nos encontramos con muchísimas dudas y preocupaciones, a parte del baile de hormonas que se producen en nuestro interior y el gran cambio a nivel físico que experimentamos, estamos más susceptibles, y puede ser uno de los periodos más inestables a nivel emocional para algunas mujeres.Miles de preguntas nos asaltan en este periodo, entre las cosas que podemos y no comer, hábitos que cambiar, y un sinfín de preguntas que nos surgen a raíz de la inseguridad y miedos a la hora de afrontar el parto pero a la vez nos sentimos emocionadas y llenas de ilusión ya que es un proceso tan grande, maravilloso y misterioso a la vez que es una pena no poder experimentarlo con gozo y alegría tal y como se merece.

Todo se pone “patas arriba” a nivel físico, emocional, mental y espiritual. Es por eso, por lo que el yoga es una buena herramienta para mantenernos centradas en el momento presente en el aquí y ahora, poder conectarnos con nuestro bebe, estar más tranquilas y relajadas, generar autoconfianza y conectarnos con nuestro instinto más primitivo y salvaje que la madre naturaleza nos ha otorgado y que hemos perdido debido al desconocimiento de nuestro poder e ignorancia.

Esto se consigue a través de la respiración. Es importante conocer como respiro durante mí día a día y como puedo respirar en el momento del parto que es el momento en que más miedos se generan. ¿Porqué es importante el Yoga aquí? Está probado que cuanto más relajadas estemos, más se va a favorecer la dilatación y podremos estar más conscientes para ayudar a nuestro bebe a salir. Una buena respiración nos va a llevar a la relajación y estimular la glándula pituitaria, que a su vez ayuda a la segregación de la oxitocina que regulará las contracciones y la corriente de oxígeno.

Orientar nuestra mente hacia pensamientos positivos que nos ayuden a entrar en un estado de calma mental, es vital durante todo el proceso del embarazo, ya que está probado científicamente que el estrés generado durante este proceso puede afectar al bebe.

Es nuestro centro practicamos un hatha-yoga terapéutico, incidiendo en los cuatros cuerpos; físico, emocional, mental y espiritual. El yoga durante el embarazo te va a aportar a estos niveles:

A nivel físico:

  • mayor flexibilidad en todo el cuerpo, Fortalecimiento de la musculatura del suelo. pélvico que tanto sufre en este periodo, disminuyendo la presión en la zona baja de la espalda.
  • Mejora postural.
  • Mejora de la circulación.
  • Mejora el descanso y el sueño.
  • Reduce la ansiedad.
  • Disminuye el ritmo cardiaco.

A nivel emocional:

  • Mejora la autoestima, generando autoconfianza.
  • Conexión con el bebe.
  • Reconocimiento consciente de las emociones.

A nivel mental.

  • Ayuda a calmar los pensamientos, generando una sensación de bienestar en todos los niveles.
  • Auto-observación de los pensamientos. Visión clara y objetiva, adquiriendo capacidad para evitar enredar en la maraña de pensamientos que nos perturban nuestro día a día.

A nivel espiritual:

  • Conexión con nuestro yo divino.
  • Confianza en la vida.

“El dolor ha sido creado e institucionalizado por la ignorancia, y se mantiene porque constituye un formidable instrumento de poder”.

Consuelo Ruiz (Parir sin miedo)

Namaste
Vanesa Lapido