Acupuntura tradicional China


Acupuntura Tradicional China Casa de la ArmoniaEs difícil precisar exactamente cuándo tuvo su origen la acupuntura, aunque sí se puede precisar dónde, en la antigua China, y como casi todo lo que se ha originado en este fascinante país su origen es milenario. Aunque en excavaciones arqueológicas se han encontrado agujas talladas en piedra y hueso con más de cinco mil años de antigüedad, el libro más antiguo que se conserva sobre acupuntura fue escrito hace algo más de dos milenios, el famoso Huang Di Nei Jing o Canon de Medicina Interna del Emperador Amarillo, que pone ya las bases de la Medicina Tradicional China y de la acupuntura desde una concepción taoísta del mundo basada en una comprensión holística del hombre y la naturaleza.

Explicar los principios de la acupuntura en unas pocas líneas no es fácil, pero vamos a intentarlo aproximándonos a dos de sus principios básicos: el Qi y los meridianos energéticos.

El Qi es la energía básica, la fuerza vital o esencia sutil que sustenta toda existencia. Está representado por un ideograma chino que simboliza el vapor que se eleva cuando se cuece el arroz, cargado de nutrientes, produciendo movimiento. El Qi lo penetra todo, se encuentra en todas partes y es la fuerza que anima a los seres vivos y los conecta con la naturaleza.

El Qi o energía vital circula por todo el cuerpo a través de unos canales llamados meridianos. Existen 12 meridianos principales (que tienen los nombres de los 12 órganos/vísceras del cuerpo y que están relacionados directamente con ellos) además de 8 meridianos extraordinarios y de meridianos colaterales, distintos, tendinomusculares… formando una compleja y extensa red por la que circula el Qi para llegar a todas las partes del cuerpo.

Estos meridianos tienen un trayecto externo, donde se sitúan los puntos de acupuntura y un trayecto interno por el que se conectan con su órgano correspondiente. Para entender la manera de actuar de la Acupuntura resultan muy útiles los antiguos textos chinos en los que se comparaban los meridianos de energía con los canales de agua que conectaban las diferentes ciudades de la antigua China. Como en los canales de agua, el flujo del Qi en los meridianos puede ser excesivo, como cuando hay una inundación; deficiente, como cuando hay sequía o estancarse como cuando el agua está sucia por falta de movimiento. Al insertar agujas en los puntos de acupuntura podemos disminuir el flujo excesivo de Qi, incrementar el flujo si hay deficiencia o desbloquearlo cuando está estancado igual que si estuviésemos abriendo o cerrando las exclusas de un canal.

Los puntos de acupuntura se pueden estimular de muchas maneras, quizá la más conocida de todas sea la misma acupuntura (del latín “acus”, aguja y “punctura”, pinchar), insertando en la piel de la persona finísimas agujas, pero hay otras muchas como son la moxibustión (quemando la planta Artemisa para estimular con calor el punto), con electricidad, con ventosas, con láser, con imanes, con digitopresión…

A diferencia que en occidente, donde se considera la enfermedad desde un punto de vista patológico, como un desorden en una parte del cuerpo, la Medicina Tradicional China (de la que la acupuntura es una rama) percibe la enfermedad como un síntoma de falta de armonía en la energía vital. En occidente se ha dividido el cuerpo humano en distintos sistemas que se tratan por separado (circulatorio, digestivo…), pero se ha olvidado el más importante, el energético, que es el que une y da vida a todos los demás. Los trastornos surgen en el organismo cuando se produce cualquier desequilibrio en la circulación de la energía y mediante la acupuntura buscamos restablecer el equilibrio energético del cuerpo para así potenciar la capacidad natural de recuperación del organismo.

La eficacia de la acupuntura está ya más allá de toda duda y es una técnica cada vez más demandada y utilizada en occidente, como lo demuestra que ya en 1978 (hace 30 años) la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que un total de 43 patologías respondían de forma eficaz al tratamiento con acupuntura o que en 2010 la Acupuntura y la Moxibustión fueran incluidas en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Además es de destacar que actualmente el 90% de los servicios de tratamiento del dolor del Reino Unido y el 70% de Alemania incluyen la acupuntura entre los tratamientos que dispensan. Hoy día quizá todavía mucha gente piense que sólo es útil para tratar las migrañas, el estrés, las alergias, la infertilidad o el tabaquismo pero lo cierto es que también resulta de utilidad para el mantenimiento de la salud en otros muchos trastornos:

  • Problemas musculares y articulares.
  • Alivio del dolor (sobre todo crónico).
  • Trastornos respiratorios.
  • Trastornos ginecológicos.
  • Trastornos urogenitales.
  • Trastornos digestivos.
  • Trastornos intestinales.
  • Trastornos circulatorios.
  • Alteraciones psicoemocionales…

 

En realidad la acupuntura puede contribuir al mantenimiento de la salud en cualquier situación dado que lo que hace es regular, estimular y potenciar el equilibrio natural del propio cuerpo, así es la propia persona la que intenta recuperar su potencial de salud con la ayuda de la acupuntura. Si aún no la has probado, pruébala, no te decepcionará.